Lo que debes hacer en Chihuahua

cascadas-cusarare-chihuahua

El estado más grande de México, Chihuahua, no tiene la floreciente industria turística de la que gozan destinos cercanos, como Baja California. Sin embargo, alberga el mayor sistema de cañones del mundo: las Barrancas del Cobre, así como numerosos museos y atracciones naturales. He aquí nuestra selección de las mejores experiencias en esta región.

Viaje en el tren El Chepe

Como ya hemos dicho, las Barrancas del Cobre son la mayor y mejor atracción de Chihuahua, y se puede acceder a ellas a través del único tren comercial de pasajeros de México, El Chepe, que sale de Los Mochis, en Sinaloa. Puedes bajar en varias paradas del recorrido y disfrutar de los cañones y sus alrededores.

Valle de los Monjes

El Valle de los Monjes es una de las mejores atracciones de las Barrancas del Cobre y, por tanto, una de las cosas más interesantes que ver en Chihuahua. También conocido como el Valle de Bisabírachi, contiene una serie de imponentes esculturas naturales de hasta 60 metros de altura, formadas por una combinación de fuertes vientos, sol y lluvia, así como por bruscos cambios geológicos. Se conoce como el Valle de los Monjes porque algunas de las figuras se asemejan a monjes.

Dunas de Samalayuca

A veces la gente se olvida de que Chihuahua es un vasto estado desértico, pero lo es, y eso significa que hay muchas oportunidades para aventurarse en las dunas de arena mientras estás en la zona. Las Dunas de Samalayuca son una de las atracciones más infravaloradas de Chihuahua, donde los deportes de aventura están de moda: el sandboard, el motocross y las actividades en quad son las opciones más populares.

Grutas de Coyame

En el desierto chihuahuense, unos kilómetros más allá del pueblo de Coyame, se encuentra este sistema subterráneo repleto de impresionantes colmillos de estalagmitas y estalactitas. Únete a una visita guiada para descubrir cómo se formaron, y para aprender más sobre las diferentes formaciones rocosas y minerales que contribuyen a crear un lugar tan curioso. Tómate el tiempo para ver las galerías de otras formaciones, como cristales de mármol.

Visita el Palacio de Gobierno

Este ornamentado edificio del siglo XIX, situado en el corazón de Chihuahua, es uno de los monumentos arquitectónicos más notables de México. Evocando un palacio barroco de Roma, es célebre por un santuario en su interior, construido en recuerdo de la ejecución de Miguel Hidalgo, sacerdote español que dirigió la Guerra de la Independencia de México. Fotografía el patio central, resplandeciente con llamativos murales de los años 60 realizados por Aarón Piña Mora, que arrojan luz sobre la tumultuosa historia de Chihuahua.

Cerca, encontrarás hoteles city express para un merecido descanso.

Cascadas de Cusárare

Harías mal en saltarte la corta caminata hasta las Cascadas de Cusárare, que caen en picada desde 30 metros. La atracción es considerada una de las más impresionantes de la Sierra Tarahumara. Dejando la carretera para una caminata de 3 km a campo traviesa, pasarás por un bosque de pinos sombreado, pasando por un arroyo burbujeante, hasta llegar finalmente a esta maravilla acuática, donde puedes saltar y refrescarte.

Creel y el lago Arareko

Visitar Creel es conocer a la comunidad rarámuri del estado de Chihuahua. Su cultura está plasmada en las fotografías que se exponen en el Museo de la Casa de las Artesanías, a pocos metros de la estación de tren. Visita también la Misión de Artesanías, en la plaza principal, que vende artesanía tradicional rarámuri como medio de apoyo a su economía local. Mientras estés aquí, haz el recorrido de 14 km hacia el sur hasta el lago Arareko, un gran lago de aguas transparentes, rodeado de fragantes bosques de coníferas e inusuales formaciones rocosas, que pueden parecer animales dormidos.

Parque Nacional Cumbres de Majalca

Las impresionantes formaciones rocosas son uno de los principales atractivos de este lugar, al norte de la ciudad de Chihuahua. Formadas por milenios de erosión eólica e hídrica, son un territorio privilegiado -de hecho, uno de los pocos lugares del norte- para avistar especies en peligro de extinción, como el oso negro. Camina entre tranquilas extensiones de bosques de robles y pinos.